1948

TRIBUNAL ELECTORAL (1948)

Mediante Decreto Nº. 5374 de fecha 30 de agosto de 1948, el Congreso del Estado de Jalisco, promulgó la Ley Electoral del Estado de Jalisco, que se publicó en el Periódico Oficial “El Estado de Jalisco”, el 25 de septiembre del mismo año, cuerpo normativo que crea por primera vez en el Estado un Tribunal Electoral, lo que permite separar el aspecto estrictamente contencioso del ámbito de lo comicial administrativo. 
El Tribunal Electoral se integraba con cinco miembros que se denominaban Magistrados, cuyos cargos eran honoríficos y durante su encargo sólo disfrutaban de la jerarquía e inmunidades que correspondían a los Magistrados del Supremo Tribunal del Estado. (Artículos 59 y 63) 

La designación de los magistrados era de la siguiente manera: dos eran designados de entre los Magistrados que constituían el Supremo Tribunal de Justicia del Estado, otros dos eran propuestos por los partidos políticos registrados, y el quinto era nombrado por el Consejo de Notarios. Las designaciones estaban a cargo del Consejo Electoral del Estado, los cargos de los Magistrados eran irrenunciables, y tampoco podían excusarse para su desempeño. (Artículos 60 y 62) 
Se constituía entre los 15 y 30 días anteriores a cada elección y se disolvía una vez calificada la elección de munícipes; sus resoluciones tenían el carácter de definitivas e inobjetables. (Artículos 58 y 66) 
El incipiente Tribunal Electoral, era competente para calificar las elecciones municipales que hubieren sido impugnadas, e investigar y comprobar a petición de parte o de oficio, cualquier acto relacionado con dichas elecciones. (Artículo 57) 

En el caso de que se decretara la anulación de elecciones municipales, las que se efectuaban en lugar de las anuladas eran calificadas por el propio Tribunal Electoral resolviendo sobre su validez, y extendía las credenciales correspondientes a la planilla que hubiera obtenido la mayoría de votos válidos, sus resoluciones no tenían más recurso que el de responsabilidad. (Artículos 137 y 138) 

La creación del Tribunal Electoral, fue un evidente avance en la justicia electoral, al intentar juridizar la materia contenciosa electoral, toda vez que contaba con libertad para designar al personal a su servicio, a más que contaba con independencia para formular y ejercer su propio presupuesto. (Artículo 64) 
Por otra parte, tenía facultades para consignar a las autoridades competentes los hechos de que tuviera conocimiento en el desempeño de sus funciones y que tuvieran el carácter de delitos. (Artículo 65) 
En cuanto a sus atribuciones jurisdiccionales merece destacar que al resolver apreciaba los hechos en conciencia y dictaba sus resoluciones conforme a derecho y que sus decisiones sobre calificación de elecciones se publicaban en el periódico oficial del Estado. (Artículo 66 y 69) 
La instauración de este Tribunal Electoral refleja una legislación avanzada para la época, sobre todo si se centra el enfoque en la justicia electoral comparado con las actuales instituciones jurisdiccionales en esta materia y el papel que desempeñan dentro del proceso.

En esta ley se pueden apreciar relativamente pocos medios de impugnación, no hay un capítulo de recursos ordenados sistemáticamente y la resolución de éstos no corría a cargo del Tribunal Electoral, como son a manera de ejemplo, los siguientes. 
Impugnaciones contra la cancelación de registro de partidos políticos 
Impugnaciones contra resoluciones de Comités Distritales 
Impugnaciones sobre las listas de electores 
Impugnaciones contra actos de funcionarios u organismos electorales.